GÉNERO EN EL LIBRO DE APOCALIPSIS

APOCALIPSIS COMO APOLÍPTICO (REV 1:1)

El Apocalipsis se define en 1:1 como apocalipsis (apokalysis Iēsou Christou). El griego apokalypsis significa revelación. Aquí se trata de una revelación de Cristo a Juan. El uso del término y el contenido del libro han llevado a algunos a considerarlo un apocalipsis o un ejemplo de literatura apocalíptica. Este tipo de literatura fue común entre los años 200 a.C. y 200 d.C. y compartía una cosmovisión similar conocida como apocalipsis. Algunas de las características de la literatura apocalíptica son:

1. Dualismo cósmico limitado: Dios (y sus ángeles) está en un conflicto cósmico con Satanás y sus demonios. El dualismo es limitado porque, a diferencia de otras religiones que presentan una batalla eterna entre dos fuerzas iguales (dualismo metafísico)22 , Dios es superior y, en última instancia, gana la batalla.
2. Dualismo ético: el bien lucha contra el mal, la luz contra las tinieblas. El resultado es el triunfo del bien sobre el mal después de mucho sufrimiento y contienda.
3. El triunfo de Dios: la intervención cósmica final de Dios para liberar a los fieles y redimir su mundo.
4. Acontecimientos finales culminantes: incluyen al Mesías en muchos casos (u otra figura esperada), la resurrección de los muertos, el juicio final, el destino eterno y la reivindicación definitiva de los fieles.
5. Primera persona: suelen utilizar un estilo prosaico en primera persona donde un vidente registra visiones y experiencias extáticas.
6. Simbolismo: utilizan una amplia gama de símbolos, incluyendo números, animales y otras figuras que deben ser interpretadas por el vidente.
7. Un intérprete angélico: el vidente suele ser guiado por un acompañante celestial que interpreta las visiones y experiencias.
8. Pseudonimia: los apocalipsis se escribieron a menudo en nombre de una figura histórica digna como Adán, Abraham, Moisés, Enoc, etc. Algunos escritos de los primeros cristianos son también seudónimos. Esto permitía a los autores reclamar autoridad y escribir sobre acontecimientos contemporáneos bajo la apariencia de profecía. Algunos consideran que el Apocalipsis es seudónimo; sin embargo, como hemos señalado anteriormente, esto es poco probable porque la Iglesia primitiva evitó canonizar obras seudónimas.

Otros ejemplos de literatura apocalíptica son las secciones del Antiguo Testamento que son protoapocalípticas o apocalípticas (Isaías 24-27; 33-35; Jeremías 33:14-26; Ezequiel 38-39; Joel 3:9-17; Zacarías 12-14; Apocalipsis 12-14): 9-17; Zac 12-14; Dan 7-12); apocalipsis judíos como el Apocalipsis de Abraham, Apocalipsis de Adán, 2 Baruc, 3 Baruc, Apocalipsis de Daniel, Apocalipsis de Elías, 4 Esdras y 1 Enoc; y partes del Nuevo Testamento que se consideran apocalípticas (Marcos 13; Mateo 24; 25:31-46; 2 Tes 1:1-12; Lucas 21). Los apocalipsis cristianos incluyen la Ascensión de Isaías, el Pastor de Hermas (de Roma, primera mitad del siglo II) y el Apocalipsis de Pedro (siglo II: un viaje al cielo y al infierno lleno de tormentos y bendiciones, cf. la Divina Comedia de Dante).
Es justo clasificar el Apocalipsis como literatura apocalíptica. Sin embargo, también se describe de otras maneras.

EL APOCALIPSIS COMO PROFECÍA (AP 1,3)

Aunque el Apocalipsis comienza refiriéndose a sí mismo como un apocalipsis, también se describe como una profecía: «Dichoso el que lea en voz alta las palabras de esta profecía» (Ap 1:3, véase también 22:7, 10, 18-19). Esto lleva a algunos a identificarla como una profecía similar a los escritos de los profetas del Antiguo Testamento. Estos escritos del Antiguo Testamento contienen a menudo antecedentes de la literatura apocalíptica (por ejemplo, Daniel). Los escritos proféticos tienen dimensiones apocalípticas, por lo que la distinción entre ambos suele ser exagerada. Es probable que el Apocalipsis sea una mezcla de ambos géneros.

EL APOCALIPSIS COMO CARTA (AP 1:4)

El Apocalipsis es también una carta. En 1:4, Juan presenta la carta de la forma habitual: «Juan a las siete iglesias que están en Asia: Gracia a vosotros y paz de su parte». En 1:9 continúa: «Yo, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación y el reino… estaba en la isla llamada Patmos». Es probable que la carta proporcione el marco para el material apocalíptico y profético.

EL APOCALIPSIS COMO LITURGIA

Algunos han sugerido que el Apocalipsis, debido a los numerosos cantos dispersos en él, es un documento litúrgico basado en el culto de las iglesias de Asia. Aunque se reconoce la presencia de cantos en el Apocalipsis y que probablemente se cantaban en el culto, pocos toman en serio esta sugerencia.

EL APOCALIPSIS COMO DRAMA

Algunos han observado que el Apocalipsis no se parece en nada al libro de un drama del final de los tiempos. Algunos ven en él siete actos y escenas. Los himnos son como coros en un drama griego, revelando las visiones del libro. Sin embargo, es poco probable que ésta sea la mejor manera de entender el Apocalipsis.23

CONCLUSIÓN SOBRE EL GÉNERO

Desde el punto de vista del género, el Apocalipsis es una epístola que contiene una profecía apocalíptica enviada a siete iglesias de Asia. Es al mismo tiempo un apocalipsis, una profecía y una carta.

Mark J. Keown, Discovering the New Testament: An Introduction to Its Background, Theology, and Themes: General Letters & Revelation, vol. III (Bellingham, WA: Lexham Press, 2022), 277–280.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: